Introducción.

Se conoce por Baja Edad Media el período de la historia de Europa Occidental que transcurre entre los siglos XdC y XV dC. Es un período muy amplio en el que se suceden numeros acontecimientos, no obstante con un denominador común que sería reconocido por todas las personas que habitaron Europa durante esos siglos: la organización económica, política, social y cultural feudal.

Fue en este período cuando realmente se constituyó lo que hoy conocemos por Europa. En él se desarrollaron las lengua que hablamos en la actualidad (lenguas romances en el sur de Europa) separándose definitivamente del latín vulgar. También fue en éste momento cuando, en la parte occidental de Europa, se asienta definitivamente la religión cristiana al paso de la expansión de la vida monacal con la aparición y desarrollo de los monjes benedictinos. Y, con el desarrollo económico y la movilidad de las gentes por los caminos del viejo continente, como el Camino de Santiago, se pusieron las bases de una

cultura, un arte y unas tradiciones, de las que todos somos sus herederos.
Estos siglos, desde el X dC al XV dC, fueron tambien en Europa una época de expansión. Una época de crecimiento demográfico y económico, una época de crecimiento y consolidación de los incipientes estados europeos, pero también de expansión territorial hacia el Sur, a costa de los musulmanes; hacia el Este, a costa de los pueblos eslavos, pero tambien fuera del marco continental con la salida de contingentes humanos para asentarse en las costas de Palestina: las Cruzadas.
No obstante, a los años de expansión les sucedieron otros de recesión y crisis, el siglo XIV dC, en el que la economía retrocede, la población disminuye y los conflictos entre europeos son frecuentes. Esa época de crisis será la que ponga fin al mundo medieval y alumbrará la Edad Moderna. El Feudalismo entrará en una crisis de la que ya no se recuperará aunque algunos de sus elementos sobrevivan hasta mucho tiempo después.

El Feudalismo.

El término feudalismo es un término muy complejo,´lo que podría dar lugar a definiciones muy diferentes. Para entendernos diremos que el feudalismo es el modo en que se organiza la economía, la sociedad y el sistema político durante la Edad Media, sobre todo en sus siglos centrales XI dC a XIII dC.
En relación con esta forma de definirlo, tres son las ideas básicas sobre las que se asienta el feudalismo: Señorío Territorial, Sociedad Estamental y Relaciones Feudo-Vasalláticas.

Señorio Territorial.

El término señorío territorial se refiere a la forma de poseer ,explotar y obtener excedentesde la tierra durante la Edad Media. Durante esos siglos (XI dC a XIII dC), la tierra estaba en manos de la nobleza, laica o eclesiástica, en forma de grandes latifundios. Fuera de ellos, solamente unas pocas propiedades libres (alodios).
Estos latifundios (señorios) estaban organizados de la siguiente forma:
  • Una parte del mismo (en torno al 50%) -generalmente la más productiva- se la reservaba el señor. En ella estaba situada la mansión señorial, con sus establos y talleres, el huerto -que proporcionaba las verduras y las frutas frescas-, los prados para el ganado y las tierras de labor. A ella pertenecían también una parte de los bosques y del monte bajo. Esta tierra era llevadada directamente por el señor o por sus mayordomos y los beneficios que producía eran propiedad del señor. A esta tierra se le conoce con el nombre de reserva.
  • La otra mitad del territorio, estaba dividida en distintas parcelas, de desigual tamaño, en la que se asentaban los campesinos del señorío. Cada una de las parcelas constaba de una casa y un pequeño huerto además de tierras de labor dedicadas a la producción del cereal. A estas parcelas se les llamaba mansos. El trabajar los mansos proporcionaba algunos derechos a los campesinos como el poder utilizar las dehesas del señor para el pasto de sus animales o el obtener leña en el monte.external image z10.jpg


  • Entre Reserva y Mansos se establecía una relación económica basada en la complementaridad: la Reserva ofrecía las tierras, las casas, los aperos de labranza y los animales de tiro necesarios para el trabajo en el manso; a su vez, el manso ofrecía la fuerza de trabajo de sus habitantes -que laboraban en las tierras de la Reserva- (CORVEAS) y, además, ofertaban una parte de su producción -bien en especie, bien en dinero-(CENSOS), a la Reserva. (Debajo tenéis un video que trata de explicarlo de forma gráfica).
  • El por qué de ésta organización habría que buscarlo en la escasez de mano de obra que se dió en Europa hasta el siglo XI dC, lo que llevaría a los señores a tratar de fijar a los trabajadores a la tierra (siervos) para garantizarse el beneficio de su trabajo; a cambio se les permitía obtener rendimientos de las tierras del manso que trabajaban. Por su lado, la inseguridad de la época -invasiones que se mantuvieron hasta el siglo IX dC- y la incapacidad de los reyes para imponer su autoridad en todo el reino, favorecieron la búsqueda de seguridad y de refugio en las posesiones de los grandes señores que, de ese modo, obtenían la fuerza de trabajo para sus propiedades.

Una sociedad muy desigual.

La sociedad feudal era una sociedad muy desigual. Al frente de ella se encontraban los grupos de grandes propietarios de la tierra. Grupos minoritarios formados por la aristocracia militar (grandes y medianos nobles) y religiosa (clero regular y secular). La posesión de la tierra les confería la primacía social. Eran grupos privilegiados, es decir: obedecían leyes diferentes - y por supuesto más benevolentes con ellos- que el resto de la sociedad. Los privilegios más destacados de estos grupos eran los fiscales (no pagaban impuestos directos), honoríficos( tenían preferencia en los lugares públicos, etc.), políticos (eran los únicos que podían optar a cargos u honores públicos) etc.
Se justificaban los privilegios basándolos en las funciones que desempeñaban: el clero que conducía a las almas hacia su salvación y la nobleza que defendía as vidas de las personas.
Debajo de ellos se encontraba el resto de la sociedad, los no privilegiados, formados por los habitantes de las villas libres y/o los siervos que trabajaban las tierras. Carecían de privilegios y soportaban toda la carga fiscal del reino.
La condición de cada persona era trasmitida a sus descendientes.De ese modo, si eres hijo de siervo tus hijos, nietos y demás descendientes seguirán siendo siervos; del mismo modo si eres noble. El único grupo que no trasmitía su condición por herencia era el clero, no obstante, los cargos importantes, aquellos que iban unidos al disfrute del poder y de la riqueza, eran concedidos siempre a personas de ascendencia noble. Los hijos de campesinos u otros grupos bajos no alcanzarían ni siquiera a ordenarse de sacerdote.
A este tipo de sociedad se le denomina Sociedad Estamental y a cada uno de los grupos sociales que comparte los mismos privilegios (estatus jurídico) se le conoce como estamento.
Piramide de la Sociedad Medieval
Piramide de la Sociedad Medieval

Las relaciones feudo-vasalláticas.

El fin del Imperio Romano en el 476 dC, supuso también el fin del gobierno y de la administración política de los territorios de Europa Occidental. Los reyes bárbaros, incapaces de levantar una nueva administración política sobre los territorios de sus reino, dejaron en manos de los nobles el control político y administrativo de los territorios que ocupaban (a veces, los propios nobles, arrancaron estas concesiones a los monarcas que, sin recursos para evitarlo, se vieron obligados a admitirlo). A cambio de esa cesión, les exigieron su lealtad y apoyos en caso de necesidad.
Entre los siglos IX y X dC lo que era una realidad se institucionalizó y así apareció el sistema de relaciones feudo-vasallático. En qué consistía éste?
external image 250px-Hommage_au_Moyen_Age_-_miniature.jpg
El Rey establecía un pacto privado entre él y un gran noble (o un noble con otro noble de menor importancia). Por ese pacto -llamado de vasallaje- el noble se comprometía a ayudar militarmente al rey (auxilium) y a apoyarlo en la toma de decisiones (consilium), a cambio el rey le concedía un territorio (feudum).
Este pacto de vasallaje se realizaba de forma muy ceremoniosa. Al acto por el cual el futuro vasallo se comprometía a ser fiel a su señor se le conocía con el nombre de HOMENAJE, mientras que al acto de la concesión del feudo por el rey u otro señor, se le denominaba INVESTIDURA.
De esta manera, se tejía una serie de pactos entre el rey y los nobles y éstos entre sí que articulaban las relaciones políticas como un conglomerado de relaciones personales. Eso explicaría los contínuos conflictos que se produjeron en esta época.